En Reino Unido las marcas esperan una gran caía en el mercado de lujo

En Reino Unido las marcas esperan una gran caía en el mercado de lujo

Marcas británicas y coronavirus

Hace pocos días se daba a conocer un informe del Gobierno británico que advertía de que hasta un 80% de los ciudadanos podrían contagiarse con el coronavirus. Esta estimación era para un escenario de los próximos 12 meses y que 7,9 millones de enfermos podrían ser hospitalizados.

Según el estudio que fue elaborado por Public Health England (PHE) las autoridades sanitarias temen que la epidemia pueda prolongarse hasta la primavera del 2021.

Consecuencias más allá de la salud

Según una encuesta que ha sido publicada, casi las tres cuartas partes de los adultos del Reino Unido dicen que reducirán las compras que no sean imprescindibles, o sea afecta al mercado de lujo.

Siete de cada 10 personas en el Reino Unido dijeron que esperaban gastar menos en compras de lujo como resultado del coronavirus.

¿Qué es lo que pone a prueba?

Rishi Sunak y Boris Johnson

 

Una vez más esto es un desafío para las marcas de moda mientras sopesan la mejor manera de sobrellevar una pandemia global.

La encuesta se hizo sobre una población de 1.000 adultos y fue realizada por la consultora Portland Communications. El estudio de campo  se realizó inmediatamente después de que el canciller Rishi Sunak anunciara un amplio paquete financiero destinado a proteger a las empresas durante este período en que el coronavirus impacte en la economía.

Las actitudes pueden cambiar a medida que vayan mejorando las noticias sobre el control de la pandemia, pero un 39% de británicos dicen que aprueban la respuesta de las grandes empresas a la crisis.

Los minoristas (incluidos los supermercados) obtuvieron un rendimiento considerablemente mejor al 45%.

Las tiendas de moda

Las tiendas de moda en Londres enfrentaron una situación difícil desde el momento en que las estaciones de metro comenzaron a cerrar para restringir los viajes no esenciales.

Posteriormente, se pidió a los bares, pubs y restaurantes que cerraran, aunque no se dio orientación a las tiendas.

Boris Johnson

 

Pero ha tenido que ser Boris Johnson, desde su aislamiento en Downing Street, que se ha visto obligado a extender su cuarentena más allá de una semana, quién ha expresado su preocupación y enojo por la “rebeldía” de los británicos, que han vuelto a coger el coche y a desafiar “el cerrojazo” que ordenó el gobierno el pasado 23 de marzo.

O sea, que hasta la decisión tomada en Downing Street, las marcas operaban en un territorio relativamente inexplorado, ya que el gobierno aún no requería el cierre de tiendas en el Reino Unido y, en cambio, simplemente desaconsejaba el contacto social no esencial.

Esto tenía una consecuencia: la decisión en manos de tiendas individuales, que se enfrentaban mayores ventas si se cerraban, o reacciones negativas si decidían permanecer abiertos.

 

 

Londres había sido hasta la decisión gubernamental, una de las últimas capitales europeas de la moda, donde las tiendas tenían la opción de seguir operando.

 

Pero Selfridges cerró todas sus ubicaciones en el Reino mientras que Ralph Lauren y Harvey Nichols anunciaron que lo harían también como consecuencia de la medida.

Un comunicado de Selfridges

Es elocuente el comunicado de Selfridges anunciando el cierre en el que dice que “La salud, seguridad y bienestar de nuestros clientes y miembros del equipo es nuestra máxima prioridad y debemos hacer lo correcto por las comunidades en las que vivimos y trabajamos para ayudar a mitigar la propagación del coronavirus”.

Selfridges dijo que continuarían pagando al personal contratado durante el período de cierre, pero la fuerza laboral de la moda, una industria llena de trabajadores independientes y pequeñas empresas, sigue estando significativamente preocupada.

 

Más de la mitad de los 3.500 encuestados de la Federación de Industrias Creativas, de la cual es miembro el British Fashion Council, dicen que esperan que sus ingresos comerciales disminuyan en más del 50%.

 

Rishi Sunak, canciller de Hacienda de Reino Unido, dio a conocer una serie de medidas para apoyar a las empresas la semana pasada, incluidos 330 mil millones de libras en préstamos y subvenciones para cubrir una parte significativa de los salarios de los empleados que no pueden trabajar debido a la crisis.

Aún así, los datos de las encuestas sugieren que para los minoristas, tomar medidas concretas como cerrar tiendas, en lugar de tratar de esperar, puede proteger mejor su reputación en caso de que la crisis empeore.

Un estudio realizado por Ipsos Mori en consumidores de Estados Unidos, evidenció que el 59% creía que las empresas deberían cambiar sus actividades para reducir la propagación del coronavirus.

Es por eso que Nick Hargrave, socio de investigación y estrategia de Portland, afirmara que “así como la crisis financiera global estableció la reputación corporativa en concreto durante una década, también lo harán estos eventos. Las empresas deben responder de una manera que satisfaga el momento y las expectativas de sus clientes”.

No Comments

Post A Comment